Fotografía de Clínicas Dentales Alborés
Información de interés

Patología de la ATM

Fotografía de Clínicas Dentales Alborés

La articulación temporomandibular es la que relaciona la mandíbula con el cráneo permitiendo la apertura y cierre de la boca además de todos los movimientos que se realizan al hablar, comer, gesticular...

Es una articulación similar a la de otras partes del organismo, estado constituida por un menisco, dos superficies articulares y una serie de ligamentos.

Su función puede verse alterada por una serie de factores como pueden ser el estrés, las malposiciones de los dientes o hábitos perniciosos como mascar chicle, morder lápices, apretar (“rechinar”) los dientes...

Síndrome de disfunción masticatoria

Cuando los dientes no están colocados correctamente, la arcada superior no encaja adecuadamente con la inferior, lo que obliga a desviar la mandíbula para lograr un mejor ajuste entre las dos, forzando por tanto las articulaciones.

Existen una serie de circunstancias que favorecen la aparición de este síndrome:

  • Hábitos perniciosos que hacen que se utilice el aparato masticatorio para funciones para las que no ha sido creado, por ej.: morderse las uñas, abuso en la masticación de chicle, comer pipas, mordisqueo de labios o carrillos...
  • Bruxismo: apretamiento dentario diurno o nocturno es la actividad más nociva y más frecuente para el sistema masticatorio. Es un hábito muy arraigado en la sociedad moderna, relacionado con situaciones de estrés, ansiedad, pequeñas frustraciones cotidianas...

Síntomas del síndrome de disfunción masticatoria

  • Dolor: generalmente se localiza delante de la oreja, puede irradiarse hacia la cabeza, lateral de la cara, alrededor del ojo o cuello.
  • Chasquidos: son ruidos que se producen en una o ambas articulaciones al abrir o cerrar la boca. Pueden ser más o menos sonoras e indican la existencia de alguna alteración en la posición de la articulación.
  • Bloqueos: en algún momento dado puede producirse dificultad para abrir la boca, como si existiera un tope que impide una apertura completa, siendo necesaria la manipulación de la mandíbula para lograr abrir totalmente.

Prevención del síndrome de disfunción masticatoria

Debido a que en el origen de este síndrome es estado y posición de los dientes en la boca, deben realizarse tratamientos de ortodoncia, reponer las piezas ausentes mediante prótesis, preferentemente fijas.

Se deben evitar los hábitos perniciosos que sobrecargan el aparato masticatorio, al menos aquellos que se realicen conscientemente.

Tratamiento del síndrome de disfunción masticatoria

El tratamiento debe incluir diversos aspectos:

  • Fármacos: se utilizan para disminuir la sintomatología como los analgésicos y relajantes musculares. En estados de ansiedad son de utilidad los ansiolíticos.
  • Férula oclusal o férula de relajación: es el tratamiento utilizado con mayor frecuencia, tiene además los mejores resultados a medio y largo plazo. Las férulas son aparatos realizados generalmente en resina transparente, que se colocan sobre la arcada superior o inferior, haciendo que, al contactar los dientes con la férula, la mandíbula vaya a una posición adecuada en la que se relajan los músculos masticatorios. Dependiendo del caso, se utilizarán todo el día o solamente por la noche, durante un periodo de tiempo variable.
  • Fisioterapia: puede estar indicada en fases agudas, pero no consiguen mejorías duraderas y suele recaer con frecuencia.
  • Tratamiento quirúrgico: únicamente se realiza en aquellos casos en los que la clínica es importante y los otros tratamientos no han dado resultado. En la actualidad puede realizarse, en muchas ocasiones, mediante artroscopia.