Fotografía de Clínicas Dentales Alborés
Información de interés

Prótesis fijas y removibles

Fotografía de Clínicas Dentales Alborés

La pérdida de dientes o muelas puede provocar diversos tipos de alteraciones que indudablemente serán mayores cuanto mayor sea el número de piezas perdidas y el tiempo que pase hasta su reposición.

De estas alteraciones las más importantes son:

  • Alteraciones digestivas
  • Alteraciones de la articulación temporomandibular (ATM)
  • Alteraciones en la fonación (pronunciación)
  • Alteraciones estéticas

La reposición de las piezas dentarias perdidas puede hacerse mediante dos tipos de prótesis:

Prótesis fija

Es aquella que no puede ser retirada de la boca por el paciente.

Para realizar una prótesis fija es necesario que existan unos pilares de prótesis donde apoyar. Estos pilares podrán ser piezas que todavía queden en la boca o, en ciertos casos, los implantes.

Para realizar una prótesis fija apoyando sobre piezas que quedan en la boca, es preciso reducir el tamaño de éstas para conseguir un espacio que permita colocar sobre ellas unas coronas a las que irán solidarizadas las piezas que faltan.

Una prótesis fija también puede ser realizada apoyando sobre implantes dentales que han sido previamente colocados en el hueso del maxilar superior o inferior.

Los implantes dentales son pequeños dispositivos artificiales de titanio que se insertan en el hueso, siendo su aspecto el de un cilindro o tornillo y su tamaño similar al de una raíz natural. El éxito de estas operaciones supera el 90% de los casos.

Prótesis removible

Es aquella que el paciente puede sacar de la boca.

Este tipo de prótesis se emplea cuando no es posible obtener pilares sobre los que apoyan una prótesis fija.

Dependiendo de los casos, las prótesis removibles se confeccionan de dos formas:

  • Esqueléticas: con una estructura metálica sobre la que apoyan los dientes y a la que van soldados unos retenedores o “ganchos” cuya función es sujetar la prótesis a los dientes.
  • Acrílicas: con resinas que se adaptan perfectamente al contorno de la encía, fijándose cuando se produce el vacío entre la superficie de la prótesis y la superficie de la mucosa fija.