Fotografía de Clínicas Dentales Alborés
Información de interés

Odontopediatría

Los dientes temporales o dientes de leche, cumplen importantes funciones para el normal crecimiento y desarrollo del niño, por lo que deben ser vigilados y tratados como si de la dentición permanente se tratara.

Fotografía de Clínicas Dentales Alborés

Desarrollo de la dentición temporal

Los dientes temporales empiezan a formarse ya a las 6 o 7 semanas de vida intrauterina, se van desarrollando dentro de los huesos maxilares y normalmente empiezan a hacer erupción en la boca del niño alrededor de los 6 meses de edad.

Generalmente, al os 3 años de edad los 20 dientes temporales han hecho su erupción. Cada diente debe salir a una determinada edad, aunque variaciones de 6 meses a 1 año en la fecha de aparición pueden considerarse normales.

Hay mayor número de dientes permanentes que de dientes temporales, por lo que habrá piezas dentarias, como el “molar de los seis años”, que no se cambian.

Por este motivo, pueden observarse espacios entre los dientes temporales; estos espacios permitirán que las piezas permanentes, de mayor tamaño, se coloquen correctamente, lo que posibilita una adecuada forma de morder.

Alteraciones más frecuentes de los dientes temporales

Caries

Los dientes temporales afectados por caries deben ser obturados (empastados) de forma similar a como se hace con los dientes definitivos.

Cuando la caída del diente afectado está muy próxima, se realiza su extracción para permitir la correcta salida del permanente.

Traumatismos

Los traumatismos dentarios son muy frecuentes en los niños, especialmente en la región de los incisivos superiores. Pueden provocar la fractura e incluso la pérdida prematura del diente.

En los casos en que es posible, se restaura la pieza para mantenerla en boca el tiempo necesario; si no es posible restaurar la pieza, hay que extraerla.

Cuando se prevé que la erupción del diente definitivo va a tardar tiempo, se debe colocar un mantenedor de espacio que permitirá que los dientes no se junten.

Si un diente temporal se pierde 4 o 5 años antes de su fecha normal de caída, se producirá un retraso en la salida del permanente, y si se pierde cerca de la fecha de caída normal se producirá un adelanto de la salida.

Cuidado de la dentición temporal

Es importante que el niño se habitúe desde pequeño a mantener un cuidado adecuado de su boca mediante costumbres dietéticas, higiénicas... adquiridas en casa, y mediante la visita periódica al dentista.

El cuidado y control de la dentición temporal debe incluir los siguientes aspectos:

  • Aplicación de flúor.
  • Selladores de fisuras.
  • Control de la dieta: los principales alimentos productores de caries son aquellos en cuya composición participan los denominados hidratos de carbono (azúcares). Se ha comprobado que lo importante no es la cantidad de hidratos de carbono ingeridos a lo largo del día, sino cuándo y con qué frecuencia se ingieren, así como su consistencia.
  • Control de los microorganismos causantes de las caries.
  • Es fundamental remover la placa bacteriana por medio de un cepillado adecuado después de cada comida, y sobe todo antes de acostarse.
  • El niño pequeño no puede lograr una técnica de cepillado efectivo; por tanto, es mejor que un adulto le cepille los dientes.